THE NEW COLD WAR

EDITORIAL: AL BORDE DE UN NUEVO CONFLICTO MUNDIAL

 

La mayoría de la gente no lo sabe, pero el planeta Tierra está al borde de una nueva guerra mundial desde hace algunos años. No lo saben ni lo esperan, porque ya no tienen clara la relación de fuerzas. Cree que si hubiera un conflicto, sería nuclear y se produciría entre la OTAN (Estados Unidos y la Unión Europea) y Rusia o China. Un grave error. Y si, para dar una «pequeña ayuda», se sugiere la palabra Oriente Medio, la mayoría responde: ah, claro, árabes contra israelíes. Completamente equivocado.

El equilibrio debido al terror de los arsenales nucleares enfrentados sigue intacto, entre otras cosas porque a estas alturas hasta el más imbécil de los dictadores (el de Corea del Norte) sabe muy bien que, una vez desatada, la guerra nuclear mataría a todos, incluidos los que la iniciaron. En cuanto a los israelíes, por si te has perdido los últimos episodios del culebrón, sus mejores aliados son la monarquía saudí y la tiranía egipcia. Dos países árabes que están dispuestos a acabar con Palestina de un plumazo, y tanto para los que no lo entendieron.

Si hay una guerra, la librará el más pequeño de los países neutrales, los Emiratos Árabes Unidos, una nación de arena y piedras tan grande como Austria, tanto en tamaño como en número de habitantes: unos 9 millones de personas. Casi el doble del tamaño de la nación neutral por excelencia, Suiza, pero sin vacas, sin relojes, sin queso suizo y sin hockey sobre hielo. Este pequeño país, a finales de 2020, está considerado por la agencia Global Firepower como la 36ª potencia militar de la Tierra, habiendo subido más de 40 puestos en los últimos cinco años[1].

Esta lista no tiene en cuenta la red de alianzas ni tampoco la incidencia del factor tecnológico: los últimos enfrentamientos que se produjeron entre Estados considerados capaces de desencadenar una guerra mundial (Estados Unidos, Rusia, China, India, Japón, Corea del Sur, Francia, Reino Unido, Brasil y Pakistán[2]) se libraron mediante la llamada ciberguerra[3], es decir, una guerra sin necesidad de ejércitos sobre el terreno, sino sólo gracias a armas maniobradas desde enormes distancias[4].

Pues bien, en el intrincado sistema de la cuestión de Oriente Medio, el crecimiento exponencial de la fuerza de los Emiratos se considera aún más peligroso por el hecho de que, a diferencia de otros países del mundo, y sólo comparable a la dictadura autocrática de Pyongyang, en Abu Dhabi todo está concentrado en las manos de un solo individuo, además, completamente fuera de control. Se trata del príncipe Mohammad Bin Zayed Al-Nahyan, que ostenta el poder político (es el jefe de una monarquía absoluta[5]), el poder militar (es al mismo tiempo jefe del Estado Mayor y ministro de Defensa[6]), el poder industrial (posee el Grupo EDGE[7] y el Grupo Mubadala[8], que arman al ejército, pero también Aquila Aerospace[9], que arma a las milicias mercenarias bajo su mando privado[10]) y el poder de espionaje tecnológico (habiendo comprado todas las tecnologías más intrusivas y eficaces del mundo[11] y habiéndolas utilizado ya contra sus adversarios políticos[12]). Nombres desconocidos para la inmensa mayoría de la gente, y por tanto aún más peligrosos, sobre todo si (como es posible) Mubadala compra también el equipo de fútbol Inter de Milan[13].

Los Emiratos Árabes Unidos cuentan con poderosos y leales aliados, unidos por el temor común a los movimientos antimonárquicos, a Irán y a Turquía, aliados que mantienen constantemente la mano en el gatillo y que, si se sienten en apuros, están dispuestos a matar, como ocurrió con el periodista Jamal Khashoggi[14]: Arabia Saudí, Egipto, Israel, Kuwait, Bahréin, Omán. Su política es tan agresiva que obliga a los que han quedado fuera de la alianza (Turquía e Irán, pero también Palestina, Líbano y Qatar[15]) a coordinar su defensa, temiendo por su seguridad nacional, como lo demuestra la guerra total desatada por Arabia Saudí y los Emiratos en Yemen[16].

En este duopolio del terror, las grandes potencias (Estados Unidos, China y Rusia) intentan por todos los medios evitar una escalada militar y, por lo tanto, negocian lo mejor que pueden (ellos también se dejan llevar por los intereses económicos y las alianzas preexistentes) con las partes implicadas, con la misma suerte y eficacia demostrada desde 1948 en el tratamiento de la cuestión de Jerusalén. Así que ninguno. Así que volvemos a la situación a la que ya nos enfrentamos dos veces en el siglo pasado: dos enemigos enfrentados con el crujir de dientes y el afilado de espadas.

El viejo siglo XX… El mundo, tal y como quedó dividido tras las Conferencias de Yalta, se consideraba un duopolio, y el enfrentamiento entre estos dos polos, motivado por una profunda diferencia en la dialéctica entre el individuo y el Estado, se mantenía en equilibrio por el principio de la posibilidad mutua de destrucción: la Guerra Fría fue la división de todo el planeta en dos bloques, basada en la idea de que Estados Unidos y la Unión Soviética eran los únicos que poseían un arsenal nuclear suficiente para acabar con la vida del planeta y, según esta idea, cada pequeño país podía elegir entre aliarse con uno de los bloques o intentar permanecer neutral[17].

Este esquema simplista era propaganda, y nunca funcionó en la realidad: después de 1945, todos los conflictos se resolvieron financiando golpes de estado dictatoriales, y cuando esto no fue suficiente (como en Corea, Vietnam, Afganistán, Irak) hubo invasiones que costaron miles de vidas y que, si alguna vez se ganaron en el plano militar, se perdieron en la imposibilidad de gestionar las secuelas, lo que vino después de la guerra oficial.

Era una señal de que el duopolio no podía funcionar, y que las cosas ya estaban cambiando. Durante siglos, la supervivencia de un Estado independiente estaba asegurada por su ejército, y este ejército, para ser una garantía contra las ambiciones extranjeras de conquista, debía ser grande y estar bien equipado. Esto lo sabían bien los gobiernos de Suiza que, en varias ocasiones, sobre todo tras el final de la era napoleónica (cuyas batallas costaron un alto precio en vidas humanas en la Confederación[18]), lucharon por la «neutralidad armada», consagrada en el Tratado de La Haya de 1907[19], y luego reiterada y actualizada en varias leyes posteriores, hasta la definición del año 2000, cuando el Consejo Federal reconoció que el mundo había cambiado, y que los peligros no provenían del tamaño del ejército, ni de la posesión (o no) de armas nucleares – que destruyen no sólo al enemigo, sino a todo el planeta -, sino de la tecnología armamentística[20].

La verdadera razón de la crisis de la Guerra Fría reside en el fracaso de la ideología del progreso industrial indefinido. Primero fue la separación de los países que habían sido víctimas del colonialismo. Luego, a principios de los años 70, las cosas empezaron a tomar una nueva forma. En los países fronterizos con los campos (Argentina, Chile, Filipinas, Indonesia, Alemania Oriental, Checoslovaquia, Polonia), donde se vivieron años de represión y miseria, provocados por la transferencia de riqueza al corazón del duopolio, estallaron conflictos libertarios; al igual que en los países que consiguieron liberarse mediante la extracción de petróleo (especialmente tras el nacimiento de la OPEP), estallaron conflictos étnicos y/o religiosos; y en el Extremo Oriente, China inició su camino hacia la riqueza y el poder[21].

El duopolio mantuvo el control durante otros veinte años, porque tenía el monopolio de la energía nuclear y vendía armas a todos los contendientes en todas las disputas. Pero ahora esta fase de la historia del planeta también ha terminado. Volvamos al principio, cuando el centro de todas las guerras era la llamada Asia Menor – y así volvemos a la gran obra maestra de Peter Hopkirk[22], que nos contó lo que no sabíamos, pero que ahora es de vital importancia: El que probablemente hará estallar el planeta no será un oscuro general emboscado en un búnker siberiano, ni un pomposo general cubierto de frisos y estrellas en una sala insonorizada de Arlington, ni un frío funcionario del partido chino, sino un hombre con una mesa de café blanca, sentado en la orilla del desierto, lleno de rabia contra todo y contra todos. Este dossier es para mostrarle cómo.

[1] https://www.globalfirepower.com/countries-listing.asp ; https://www.giorgiosbaraglia.it/la-guerra-cibernetica-caso-piu-famoso/ ; https://www.repubblica.it/tecnologia/sicurezza/2020/05/20/news/israele_vs_iran_il_nuovo_fronte_di_guerra_e_il_cyberspazio-257140929/

[2] https://www.globalfirepower.com/countries-listing.asp

[3] https://www.cybersecurity360.it/nuove-minacce/dal-concetto-di-cyber-attack-al-cyberwarfare-luso-della-forza-in-ambito-cyber/

[4] Peter Warren Singer, “Cybersecurity and cyberwar : what everyone needs to know”, Alan Friedman Publishing, Oxford 2014; George Lucas, “Ethics and Cyber Warfare: The Quest for Responsible Security in the Age of Digital Warfare”, Oxford University Press, Oxford 2017

[5] https://www.middleeasteye.net/news/uae-leader-returns-after-lengthy-unexplained-absence

[6] https://www.cpc.gov.ae/en-us/thecrownprince/HHsBiography/Pages/RolesandResponsibilities.aspx ; https://www.tamm.abudhabi/about-abudhabi-page/Rulers%20of%20Abu%20Dhabi/mohamed-bin-zayed

[7] https://edgegroup.ae/about

[8] https://www.mubadala.com/en/who-we-are/board-of-directors

[9] http://www.nationshield.ae/index.php/home/details/events/uae%E2%80%99s-top-defence-players-to-participate-at-dsei-2019/en#.YC3tcnnSLIU

[10] https://www.glistatigenerali.com/geopolitica_intelligence/golfo-persico-la-guerra-dopo-larmistizio/

[11] https://www.reuters.com/investigates/special-report/usa-spying-raven/

[12] https://www.amnesty.org/en/latest/news/2018/05/uae-activist-ahmed-mansoor-sentenced-to-10-years-in-prison-for-social-media-posts/

[13] https://www.repubblica.it/sport/calcio/serie-a/inter/2021/02/12/news/inter_la_tentazione_di_zhang_di_resistere_e_non_cedere_il_club_grazie_un_prestito-287266288/

[14] https://www.glistatigenerali.com/intelligence_privacy/avira-lantivirus-comprato-dai-servizi-segreti-del-golfo-persico/

[15] https://www.glistatigenerali.com/geopolitica_intelligence/golfo-persico-la-guerra-dopo-larmistizio/

[16] https://www.glistatigenerali.com/germania_medio-oriente/inferno-yemen-armi-tedesche-per-larabia-al-qaeda-ed-i-mercenari-americani/

[17] Jonathan House, “A Military History of the Cold War, 1944–1962”, University of Oklahoma Press, Norman OK 2012; David Miller, “The Cold War: A military history”, Pimlico/Penguin random House, New York, 2001; Edward H. Judge, “The Cold War: A Global History With Documents”, Prentice Hall/Simon & Schuster, New York 2012

[18] https://www.infranken.de/lk/gem/mit-napoleon-kam-das-leid-art-5142398 ; https://www.eda.admin.ch/dam/PRS-Web/de/dokumente/unter-franzoesischer-herrschaft-1798-1815_DE.pdf ; https://www.admin.ch/gov/de/start/dokumentation/medienmitteilungen.msg-id-45500.html

[19] https://www.eda.admin.ch/dam/eda/de/documents/aussenpolitik/voelkerrecht/Die%20Neutralitaet%20der%20Schweiz.pdf, page 5

[20] https://www.fedlex.admin.ch/eli/fga/1999/1_7657_6903_6561/de, page 13 (316): “Technologische Entwicklungen werden auch in Zukunft einen großen Einfluss auf die Sicherheit der Schweiz ausüben. Dies nicht nur durch die Entwicklung der Rüstungstechnologie, sondern auch durch die Verwundbarkeiten bzw. Schutzwirkungen, welche die Verbreitung neuer Technologien in Wirtschaft, Gesellschaft und Staat zur Folge haben kann. Aus der Vielzahl absehbarer technologischer Entwicklungen geben besonders die Informations- und Kommunikationstechnologien Anlass zu Sicherheitsbedenken. Ein zweites Gebiet, das besondere Beachtung verdient, sind die Biowissenschaften. Die technologische Entwicklung wird einen tiefgreifenden Wandel bei den Streitkräften auslösen und jene Armeen benachteiligen, die mit dieser Entwicklung nicht Schritt halten können. Insgesamt wird der Faktor Zeit gegenüber den Faktoren Raum und Kräfte an Bedeutung gewinnen. Zu erwarten sind insbesondere verbesserte Aufklärungsfähigkeiten, eine Beschleunigung der Entscheidungsprozesse durch leistungsfähigere Informationssysteme, das Aufkommen von Laser- und Mikrowellenwaffen, eine weitere Verbreitung von «Stealth»(«Tarnkappen»)-Eigenschaften, die Erhöhung der Reichweite von Waffensystemen und größere Einsatz-präzision. Einsätze werden voraussichtlich zunehmend mit unbemannten Mitteln oder zumindest kleineren Besatzungen erfolgen. Der Trend wird sich verstärken, die direkte Bekämpfung gegnerischer Streitkräfte auf kurze Entfernung durch die Bekämpfung aus größerer Distanz zu ersetzen oder aber die Führungsfähigkeit auszuschalten und damit eine frühe Entscheidung zu bewirken“.

[21] Robert Service, “The End of the Cold War: 1985–1991”, MacMillan, Basingstoke (UK), 2015; James Graham Wilson, “The Triumph of Improvisation: Gorbachev’s Adaptability, Reagan’s Engagement, and the End of the Cold War”, Ithaca Press, Reading (UK), 2014

[22] Peter Hopkirk, “The Great Game”, Oxford University Press, Oxford 2001

ARTÍCULOS