LABORATORIO SUDÁFRICA

EDITORIAL: LOS ZULÚES: LA POBLACIÓN-CONEJILLO DE INDIAS Y LA DESAPARICIÓN DE LOS ESTADOS NACIONALES

 

En todas las épocas de la larga historia de la civilización humana, ha ocurrido que una zona concreta se ha transformado, por razones de equilibrio económico y militar, en un laboratorio al aire libre. Este fue el caso de Italia desde el siglo XVII hasta el XIX, una zona geográfica desmoronada fundamentalmente bajo el control de las grandes monarquías (España, Austria y Francia) que, en la península, experimentaron con diferentes tipos de planteamientos diplomáticos y militares para mantener el control sobre los italianos rebeldes, tratando de evitar en lo posible las guerras civiles y los enfrentamientos entre las grandes potencias.

La historia del Risorgimento italiano, que comenzó con el Congreso de Viena en 1815 y terminó el 20 de septiembre de 1870 con la caída de Roma, demostró que la teoría que Klemens Von Metternich y otros habían desarrollado al final de la tormenta napoleónica no se sostenía en la práctica: Italia se convirtió en una nación, y todavía tiene una historia importante dentro de la comunidad internacional. El siglo XX se convirtió entonces en un mosaico de laboratorios experimentales, debido principalmente a la Guerra Fría: la división de las Coreas, la de Vietnam, la de las dos Alemanias, las guerras de Siria, Afganistán e Irak y, finalmente, la secesión racial interna de Sudáfrica, que, a pesar de los profundos cambios, ha durado más de un siglo.

En 1913, año de la independencia del Reino Unido, el tratado firmado con Londres incluía la adhesión a la Commonwealth y la firma de la Ley de Tierras: a los negros no se les permitía poseer casas ni tierras, y no tenían derecho al voto: como había ocurrido en Estados Unidos a finales del siglo XVIII, los nativos eran encerrados en reservas y utilizados sólo como mano de obra para los blancos[1].

En 1948, Sudáfrica aprobó una ley aún más estricta sobre el segregacionismo racial, llamada Apartheid. Con esta ley, se abolieron la mayoría de los derechos constitucionales de los negros, se tomaron medidas coercitivas para evitar las relaciones interraciales (incluso dentro de la comunidad negra, entre bantúes y zulúes) y de esta forma, durante medio siglo, la minoría blanca dirigió toda la nación como una terrible prisión, en la que se necesitaba muy poco para acabar siendo asesinado o condenado a trabajos forzados de por vida[2].

En este siglo, no sólo África, sino todo el mundo ha cambiado de carácter. Cuando, en 1989, llegamos al colapso de la Unión Soviética y a su fragmentación interna y externa (con el fin de su esfera de influencia internacional), descubrimos dolorosamente que la lección de la Segunda Guerra Mundial no ha sido aprendida, o ha sido olvidada: la guerra civil yugoslava demuestra que los grupos étnicos son más fuertes que los intereses nacionales, y esto es aún más cierto para el continente negro, donde las fronteras nacionales han sido trazadas con lápiz y regla en los siglos del colonialismo, sin tener en cuenta la realidad de las poblaciones indígenas.

24 de junio de 1995: el presidente Nelson Mandela, con la gorra y la camiseta de los Springboks, estrecha la mano del capitán del equipo campeón del mundo, François Pienaar[3]

Sudáfrica es uno de los primeros países que experimenta un profundo cambio: tras los años de ferocidad racista del presidente Pieter Willem Botha, conocido como el Gran Cocodrilo, el nuevo presidente Frederik Willem De Klerk decide que, para que la economía sobreviva, es necesario levantar el embargo internacional que pesa sobre el bienestar de la nación desde hace años. Inaugurando una fase de transición, entabló negociaciones con Nelson Mandela, el representante más famoso y moderado del CNA, la organización que agrupa a todas las tribus negras de Sudáfrica que luchan por la libertad.

Mandela lleva casi 28 años en la cárcel: marxista, orgulloso miembro de la familia real Thembu, de la tribu Xhosa, en 1990 formó con De Klerk el primer gobierno interracial, durante el cual luchó sobre todo por la condena de los torturadores del Apartheid, pero también por crear las condiciones de una nación en la que blancos, bantúes y zulúes pudieran convivir en paz[4]. Esto implica una serie de acciones y compromisos proactivos, relatados (en parte) de forma épica y romántica en la película de Clint Eastwood «Invictus», sobre la Copa del Mundo de Rugby de 1995, ganada contra todo pronóstico por un equipo nacional sudafricano mixto, por primera vez bajo los colores de la nueva bandera arco iris[5].

El experimento más complejo introducido en la nueva constitución preparada por el CNA (ahora un partido político legítimo) y el nuevo Partido Democrático (dirigido por blancos) es añadir un cuarto poder al poder legislativo del Parlamento, al poder ejecutivo del Gobierno y al poder judicial del Poder Judicial: el poder monárquico. Cada vez más, a partir de 1994, la Casa Real zulú, encabezada por el rey Goodwill Zwelithini, en el cargo desde 1969 hasta su muerte (2021), ha adquirido el derecho de veto sobre muchas decisiones parlamentarias (especialmente las relativas a la provincia de KwaZulu-Natal, en la que la monarquía tiene su centro) [6]. Fundó su partido (IFP Inkatha Freedom Party[7]), consiguió leyes (Black Empowerment Laws[8]) para la redistribución de las ganancias de las multinacionales y creó su propia fundación, la Ingonyama Trust[9], para gestionar su inmensa riqueza desafiando (a menudo) las leyes estatales[10].

Mandela murió antes de ver derrumbarse lo que él, con amor, paciencia, inteligencia y moderación, tanto había contribuido a crear: un país moderno y occidental dirigido por africanos en armonía con los descendientes de los colonialistas blancos. Tras años de crisis por la profunda corrupción de los dirigentes del CNA, los nueve años de presidencia de Jacob Zuma fueron la culminación de una parábola descendente: exponente de la tribu zulú de los Msholozi, Zuma transformó el poder del crimen organizado en un poder alternativo al del Estado. Después de perder las elecciones de 2018, y sobre todo tras la muerte del rey Zwelithini, Zuma lanzó un ambicioso y revuelto programa para tomar el poder, renunciar a la democracia, explotar todas las tensiones internas para construir un nuevo imperio.

Esto no es algo que ocurra sin reacción: incluso las multinacionales extranjeras, que generalmente exigen estabilidad y, por ello, suelen amar a los regímenes dictatoriales, se encuentran ahora bajo el chantaje de bandas de violencia bárbara que, sin ningún control, gobiernan, amenazan y matan. La comunidad democrática, especialmente por la profunda debilidad del CNA, inherente a la corrupción de todo su aparato político y administrativo, sufre y se prepara para lo peor. Y advierte, con razón, que lo que ocurre hoy en Sudáfrica podría ocurrir pronto en otros lugares, incluso en Europa.

 

[1] https://www.history.com/topics/africa/apartheid

[2] https://www.britannica.com/topic/apartheid

[3] https://www.ilpost.it/2013/12/07/mandela-rugby-sudafrica-1995/

[4] Anthony Sampson, “Mandela, the authorized biography”, Harper & Collins, London 2011

[5] https://www.youtube.com/watch?v=yM4_TrGFfwo

[6] https://www.thesouthafrican.com/news/goodwill-zwelithini-five-quick-facts-about-zulu-king/

[7] https://www.ifp.org.za/

[8] https://www.gov.za/faq/finance-business/where-do-i-find-information-broad-based-black-economic-empowerment-bee

[9] http://www.ingonyamatrust.org.za/

[10] https://www.news24.com/News24/Zulu-king-wants-R18m-for-more-palaces-20120905

ARTÍCULOS