EL HORROR EN QUE NOS HEMOS CONVERTIDO

Hace veinte años, durante el G8 en Génova, había dejado de ser un ciudadano y era sólo un padre histérico. Mi hija tenía 16 años y había ido allí, vestida con trenzas, jerseys peruanos y cadenas, y la noticia que llegó el primer día fue suficiente para que me subiera al coche y corriera como una loca hasta allí. En Génova, había visto los bombardeos, el despliegue militar, la ciudad cerrada como si fuera un bombardeo, y luego había ido a ver a un magistrado que conocía y, juntos, habíamos buscado a mi niña, sin encontrarla. Una semana después me enteré de que, preocupada, en lugar de ir a Génova se había ido al mar, a dormir a la playa, y no había vivido nada del horror.

Porque en la noche del 21 de julio de 2001, en Génova, Italia suspendió la democracia, la libertad y la humanidad y protagonizó una masacre comparable a las que, con razón, han entrado en los libros de historia. Cansados y enfurecidos por el frenazo, tratando de evitar (inútilmente) matar a alguien delante de las cámaras que habían filmado las manifestaciones contra el G8, 500 policías y carabineros se lanzaron al ruedo en el edificio que el Ayuntamiento de Génova había puesto a disposición de los manifestantes que no tenían casa en Italia, jóvenes procedentes principalmente del norte de Europa, pero también de África, Norteamérica, Asia y Australia. Con el pretexto de buscar armas (que no había), los 500 torturadores, armados con palos y porras, golpearon salvajemente a unas 200 niñas y niños durante dos horas, reduciéndolos a la muerte, dos tercios de los cuales, cubiertos de sangre, fueron luego detenidos y sometidos a más violencia, violaciones y acoso.

Hoy mismo, por desgracia, he visto la película sobre la masacre de la escuela Díaz, y la película sobre el asesinato de Carlo Giuliani. Y estoy muy avergonzado. Estoy avergonzado, confundido, conmocionado, asustado, ni siquiera puedo enfadarme. He descubierto que, en la Policía de mi país, hay docenas, si no cientos, de monstruos asesinos. Son libres, impunes, hacen carrera y, como los nazis de Eichmann, forman parte de la obscena burocracia de la matanza. Son animales desenfrenados a los que no les importa la justicia, el Estado, la libertad y la democracia. Quieren sangre y, como los cobardes, se esconden tras los uniformes y los informes oficiales y superiores no sólo complacientes, sino también petulantes, como las SS en la Segunda Guerra Mundial.

No hay palabras para describir lo que ocurrió en Génova. Alguien les dio a los que tenían apariencia humana un uniforme, para no distinguir sus identidades, y les ladró para que mataran, mataran, mataran, mataran. Y lo hicieron con gusto, con la salivación excesiva que sienten los animales normales durante el acto sexual, con la cabeza vacía y las manos llenas de ferocidad. Con el loco frenesí del macho impotente medio que, de hecho, como en Génova, viola o humilla a las mujeres. En mi opinión, no es casualidad que la tomaran, sobre todo, con las chicas y chicos que venían del norte de Europa, y que en la imaginación del torturador de uniforme son objeto de envidia y complejo de inferioridad, tanto que, al masacrarlos, los desnudaban y les gritaban que aprendieran italiano.

Pero la cosa no acabó ahí. Recuerdo que la policía cantonal del Tesino, envidiosa, mató unos días después a un chico que volvía de Génova, rociándolo con veneno desde un coche de bomberos, hasta que se asfixió. Y entonces pasan ante mis ojos todas las demás imágenes de la indescriptible violencia de la guerra civil en la antigua Yugoslavia y las masacres de Srpska Garda, el estadio de Santiago de Chile inmediatamente después del golpe de Estado, las imágenes de Birmania, las palizas de Minsk, las fotos de los cementerios masivos de Camboya y de los campos de concentración nazis y estalinistas, las palizas de los mercenarios estadounidenses en Iraq y Guantánamo. Una gran parte de la humanidad sólo se siente satisfecha si puede destruir, aniquilar, humillar y torturar a otros seres humanos. Es como si hubiéramos creado la Policía y el Ejército para darles un marco, para contener