DEEP SEA MINING

EDITORIAL: EL DESCARADO DESEO DE DESTRUIR EL OCÉANO

 

El 4 de marzo de 2021, el sitio web de análisis financiero Stansberry Research, que es uno de los pilares del análisis de mercado de los recursos minerales del planeta desde hace más de 20 años, emite una entrevista histórica dirigida por Daniela Camboni[1]. Es una estrella del periodismo financiero mundial, ya que dirigió durante 12 años KitCo News, un canal web/televisivo que cubría sólo minerales, y que nació, creció y se convirtió en un imperio multimillonario en el tiempo en que Daniela Camboni, una joven periodista desconocida y llena de ambición, se convirtió en uno de los rostros y voces más famosos de la web mundial.

Daniela Camboni entrevista, al mismo tiempo, a Gerard Barron, presidente del consejo de administración de una empresa canadiense llamada The Metals Company, y al multimillonario Frank Giustra, presentado como experto en minería y filántropo. El tema de la entrevista es presentar una nueva empresa multinacional, The Metals Company, nacida de la fusión entre la (hasta ahora desconocida) SOAC Sustainable Opportunities Acquisition Corporation Vancouver y DeepGreen Metals Inc. Vancouver. Esta empresa está a punto de empezar a excavar en el fondo del Océano Pacífico para recoger minerales que, según las previsiones, serán cada vez más escasos en la superficie de la tierra: cobalto, níquel, cobre y manganeso[2].

El programa señala lo siguiente: la excavación de los fondos oceánicos proporcionará a la humanidad cantidades inimaginables de materiales necesarios para el desarrollo de tecnologías ambientalmente sostenibles. Sin embargo, desde hace 20 años, las ONG de todo el mundo sostienen lo contrario: la excavación de los fondos marinos destruye todo un ecosistema, del que poco o nada sabemos, pone en peligro la estabilidad geológica y tectónica de los continentes, contamina y calienta el océano de forma irreparable, y corre el riesgo de convertirse en la proverbial gota que colma el vaso del planeta Tierra.

Por eso, desde hace más de un cuarto de siglo, el proyecto de explotación minera de los fondos marinos se lleva a cabo casi en secreto, con más derrotas que victorias, mediante el uso de una agencia fundada por las Naciones Unidas, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA), con sede en Kingston (Jamaica), a la que se le ha permitido expedir licencias de explotación minera a consorcios internacionales. La ISA ha hecho creer hasta ahora que se trataba de una operación en la que participaban más de un centenar de naciones del mundo, dando a los países en desarrollo una gran oportunidad de enriquecerse. Pero los países que primero intentaron excavar (Papúa Nueva Guinea, Tonga, Nauru y Kiribati) han retrocedido aterrorizados y tratan desesperadamente (y en vano) de detener las excavadoras.

Demasiado tarde. La fusión entre SOAC y DeepGreen Metals hace oficial lo que llevamos años tratando de demostrar con laboriosas investigaciones sobre las serpenteantes estafas piramidales de empresas financieras opacas ubicadas en paraísos fiscales, decididas a hacer cualquier cosa para mantener en secreto a sus accionistas, sus balances y sus actividades reales: Hay un proyecto único, que reúne a oligarcas rusos, multimillonarios estadounidenses y canadienses, aventureros de todos los orígenes, funcionarios de la ONU que se creen dioses, políticos ciegos o corruptos, cuyo objetivo en esta nueva década es empezar a cavar en medio del Océano Pacífico[3]. Durante años se han escondido tras la fachada de decenas de siglas, casi todas desconocidas, pero ahora han decidido que ya no es necesario ser precavidos: Frank Giustra, por ejemplo, había defendido hasta ahora con ahínco el secreto de su participación.

Podemos hacer poco, pero tenemos que hacerlo: tenemos que mostrar al mayor número posible de personas lo que ha sucedido y, sobre todo, lo que va a suceder. Muestra otros tantos proyectos locos, que empezaron con el sueño de desenterrar el Océano Pacífico, y que ahora proponen desenterrar el Mediterráneo o el Mar Caribe, a pocos kilómetros de las costas – y son proyectos que no sólo están en manos de empresas mineras, sino también de empresas que buscan oro, petróleo, o son industrias militares. Porque el proyecto de explotación de los fondos marinos esconde pesadillas aún peores. Y nosotros, desgraciadamente, intentamos que todo el mundo despierte cuando quizás ya es demasiado tarde.

[1] https://www.youtube.com/watch?v=ZI5AulS82Ds

[2] https://www.youtube.com/watch?v=ZI5AulS82Ds

[3] 2021.03.04 Sustainable Opportunities Acquisition Corp. Merger Prospectus; https://sec.report/Document/0001213900-21-016758/

ARTÍCULOS